El Capítulo de Los Simpson que le Cambió la Suerte a Dos Equipos de la NFL

Por Oz Martínez

En los últimos días ha trascendido la noticia de que la mundialmente famosa serie «Los Simpson» podría llegar a su fin en el 2021, causando varias reacciones entre su inmensa legión de fans alrededor del planeta. Pues bien, por todos es sabido sabido que la popular serie de Fox siempre le ha dedicado un espacio a los deportes en varios capítulos, pero hay uno en especial que cuenta con una extraña coincidencia que terminó por cambiar la historia reciente de dos equipos de la NFL y que en esta oportunidad les vamos a presentar.

¿Recuerdan a Hank Scorpio, el megalómano pero carismático jefe de Homero en un episodio del programa? Pues bien, en una parte de ese episodio el dueño de la multinacional Globex le pregunta al patriarca de la familia amarilla más famosa del mundo cual era su sueño más grande en la vida, a lo que éste responde: «Ser el dueño de los Vaqueros de Dallas». Para desgracia de Homero, Scorpio no puede cumplir con su promesa y en su lugar le compra a… los Broncos de Denver, causando su desilusión.

Y bueno, ¿qué tiene qué ver todo esto con la NFL? Pues bien, el capítulo en cuestión, llamado «Sólo se Muda Dos Veces», fue transmitido por Fox por primera vez en 1996, ese año los Cowboys eran el equipo más dominante y admirado del futbol americano profesional y venían de ganar su quinto Super Bowl en su historia al derrotar en la edición XXX 27-17 a los Acereros de Pittsburgh y amenazaban con otro bicampeonato, mientras que los Broncos nomás no veían la suya con todo y John Elway en los controles y estaban muy lejos de aspirar a algo importante después de cerrar la campaña anterior con un récord de 8-8 en el cuarto sitio del Oeste de la Conferencia Americana (ahora entienden por qué la desilusión de Homero con su regalo)

Pero después de esa premiere en la televisión de Estados Unidos algo raro pasó que la suerte de ambos equipos cambió y de qué manera: El Equipo de la Estrella Solitaria pasó de ser una máquina de convertir puntos y ganar títulos con Troy Aikman, Emmith Smith y Michael Irvin a quedar eliminado humillantemente por las Panteras de Carolina contra todo pronóstico en la ronda divisional de esa temporada y con el tiempo se volvió el hazmerreír de la liga con 23 años (y contando) sin siquiera poder llegar al juego grande de la NFL, con demasiada inestabilidad en todos los sentidos, con Dak Prescott y Zeke Elliot pidiendo mucho dinero pero sin entregar resultados y con una afición furiosa con la mala gestión que ha entregado Jason Garrett al frente del equipo y al que Jerry Jones se niega a despedir de una vez (la derrota del jueves ante Buffalo 26-15 en el Thanksgiving Day fue la gota que derramó el vaso); además, dejaron de ser el equipo más ganador de la NFL al ceder este honor a los propios Steelers y a los Patriotas de Nueva Inglaterra quienes los dejaron atrás con seis anillos en el juego estelar del futbol americano profesional.

Mientras que los Broncos con los que se tuvo qué conformar Homero como regalo por su contribución a la conquista del mundo por parte de Scorpio resurgieron de las cenizas, mejoraron su marca ese año a un 13-3 que los metió a los playoffs, cambiaron su imagen y al año siguiente ganaron el primero de tres Vince Lombardi en su historia al superar a los Empacadores de Green Bay 31-24 en la edición 32 del Súper Domingo, volviéndose un equipo ganador y contendiente serio de la Conferencia Americana los siguientes diez años de la mano del propio Elway y otras figuras como Terrell Davis, Steve Atwater, Ed McCaffrey y Bill Romanowski, y más recientemente con Peyton Manning, Emmanuel Sanders y Von Miller.

¿Coincidencia, destino, u Homero Simpson sí es un gran motivador que tiene la fórmula mágica para levantar un equipo y hacerlo ganador de la noche a la mañana que sólo necesita un poco de confianza para romperla en el mundo ejecutivo? Eso no lo sabemos, pero quizá algún día Matt Groening nos lo dirá.

Deja un comentario