noviembre 24, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

AC Milan un lento despertar

Después de su último campeonato de liga en la campaña 2010-11, el AC Milan experimentó una caida estrepitosa y agonica durante los últimos 10 años, donde los cambios de dueño, los malos manejos deportivos y el desarrollo de los rivales, lo privaron incluso de su sitio histórico en la UEFA Champions League.

Sin embargo, después del parón mundial causado por la pandemia del coronavirus, los ‘rossoneri’ comenzaron a ganar de vuelta la notoriedad del mundo del futbol, gracias a una racha de 24 partidos oficiales sin conocer la derrota.

Dentro de esa marca, están los siete primeros juegos de la temporada 2020-21 en la Serie A, donde suma 17 puntos, producto de cinco victorias y dos empates que lo ubican como el líder del campeonato de manera invicta.

A pesar de que su racha de juegos terminó después de la derrota 3-0 contra el Lille en la Europa League, la afición y los medios no han parado de volcar su atención en el conjunto lombardo, con el afán de alzar las campanas al vuelo y decir que, por fin, el gigante ha despertado.

La presencia de Zlatan Ibrahimovic ha sido clave en el accionar del equipo, ya que su liderazgo, habilidad y hambre de victoria, le han permitido al resto de los jugadores alcanzar niveles y picos de rendimiento nunca antes vistos, además de apoyar al sueco a ser, de momento, el lider de goleo en Italia, con ocho goles en los cinco juegos que lleva, ya que se perdió dos por dar positivo a coronavirus.

Existen nombres propios además del sueco: Simon Kjaer, quien ha mejorado sustancialmente a la defensa con su buena ubicación, Ismael Bennacer, arquitecto del juego con su zurda privilegiada para elegir la mejor opción de pase, Alexis Saelemaekers, un desconocido que en ocho meses logró la atención de la élite, y Hakan Calhanoglu, que devolvió la grandeza del mítico numero 10 gracias a su química con Zlatan.

Los resultados también le han brindado mérito y notoriedad a Stefano Pioli, un entenador nómada en el Calcio, con fama de dirigir a equipos medianos que primero sorprenden y después se desploman. Su metodología de presión alta, transiciones ofensivas rapidas y orden defensivo, acompañada por el liderazgo de Ibrahimovic en la cancha, le han dado hambre de victoria al plantel más joven de la Serie A para ir paso a paso en busca de retomar la grandeza.

Sin embargo, durante varios partidos en la racha, se han evidenciado tres factores que podrían comenzar a descender la curva de rendimiento en el plantel.

1.- Cansancio: Es un factor sufrido por todos los equipos a partir de la reconfiguración del futbol mundial post parón. Jugar cada tres días le ha pasado factura al Milan y se ha notado en varios encuentros.

2.- Balón parado: Durante sus últimos dos partidos de liga (Roma y Verona), los rossoneri han recibido cuatro goles procedentes de jugadas a balón parado. Ambos partidos culminaron en empate gracias a la capacidad de respuesta del equipo, sin embargo, son puntos perdidos que han aprovechado sus perseguidores para asechar ese liderato general.

3.- Dirección de campo: Stefano Pioli tiene méritos en su estilo, pero su capacidad de respuesta en los cambios no ha sido la mejor en momentos de crisis, lo que contribuye al cansancio general del equipo pese a tener la posibilidad de hacer hasta 5 cambios durante el partido.

Por ahora, los aficionados del AC Milan pueden disfrutar del buen accionar del equipo; toda mejora después de 10 años de mediocridad merece ser alabada, pero en un futbol atípico como el actual, con muchos impedimentos físicos como las lesiones y el coronavirus, además de los defectos mostrados en la cancha, sería muy prematuro decir que el gigante ha despertado, cuando apenas ha comenzado a espabilar y estirarse. Solo el tiempo dirá si el ‘diavolo’ realmente regresó a su merecido lugar en la élite del futbol mundial.

Víctor Hugo Alvarado

A %d blogueros les gusta esto: