octubre 29, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Barcelona gana y la liga se aleja del Madrid

El Barcelona venció al Madrid y se asentó en la parte alta de la tabla general de La Liga

Debo reconocer que soy el más afortunado del planeta.

Hoy, mi trabajo consistió en acompañar a los futbolistas desde que se formaron uno tras otro en el túnel principal y salieron al terreno de juego, hasta que el silbante designado, Undiano Mallenco, pitó el final del encuentro.

Los jugadores pasaron tan cerca de mí que algunos voltearon a verme… ¡Saben que existo y me admiran y me respetan!… ¿Quién no querría eso?

A veces creo que no merezco todo lo bueno que me pasa. A lo largo de mi existencia he visto como varias leyendas del balompié me han saludado al entrar a la cancha para empezar el partido y esta vez en el Santiago Bernabéu no fue la excepción. Incluso calentaron y jugaron conmigo.

Cual becario recién salido de la carrera, mi participación no es remunerada, pero no me importa. Pisar el mismo terreno de juego que Messi, Benzema o Bale no lo puede hacer cualquiera y en este clásico que divide a la tierra, yo pude interactuar con los ídolos por más de 90 minutos.

Como era de esperarse, fui el primero en llegar al inmueble ubicado en el distrito de Chamartín de Madrid, en pleno Paseo de la Castellana. Volver a sentir esa emoción de pararme en el centro del campo y escuchar de primera mano el grito de los 81.044 espectadores presentes no lo cambiaría por nada.

Díganme “masoquista”, pero me gusta que me pateen. Aunque los goles nunca se pueden garantizar, no ha habido un empate 0-0 en el calendario desde el 23 de noviembre de 2002

Debo admitir que cuando era chico y vivía mis primeras andanzas en Inglaterra, lugar donde nací, jamás imaginé que pisaría todos los estadios de futbol en el mundo. He visitado lugares en donde mi profesión ha parado guerras, aprendido varios idiomas y convivido con verdaderos íconos de este deporte, pero hoy, en Madrid, pude volver a vivir una de las sensaciones más hermosas del orbe: un Real Madrid vs Barcelona.

Mi constitución física no es la más atlética, pero es la más adecuada para disfrutar de este juego, y pese a que no soy modelo, muchas marcas deportivas se pelean por verme lucir su emblema.

Si algo puedo decir con base a mi experiencia es que un clásico como estos se vive desde antes del pitido inicial.

El encuentro está pactado para las 13:45 hrs. Son las 12:06 p.m. y los “merengues” acaban de salir hacia el Bernabéu. Ahí están todos: Lucas Vázquez, Courtois, Benzema, Mariano, Varane y Ramos… Nadie se ve feliz. Hay que recordar que el 27 de febrero sufrieron una derrota de 3-0 en ese mismo estadio, contra el mismo rival, y quedaron eliminados de la Copa del Rey.

El Barça, por su parte, publicó a las 11 de la mañana una previa del partido en donde presumen haber igualado el récord global de cabeza a cabeza con “Los Blancos”, teniendo ambos lados 95 victorias cada uno en 241 partidos de El Clásico.

Es increíble observar tan cabizbajos a fenómenos como Courtois, Carvajal, Ramos, Varane, Kroos, Benzema, Modric, Bale, Casemiro, Reguilón o Vinicius Jr, pero supongo que el haber sido tan fácilmente superados en su propia casa hace unos días, lo justifica todo”

Soy un afortunado porque este partido representó la primera vez en los 120 años de historia del club que los blaugranas pisaron el “coloso madrileño” en partidos consecutivos.

Barcelona salió con once de lujo, como si quisieran repetir el resultado de hace 72 horas.

Emblemas como “La muralla” Ter Stegen, el enjundioso Piqué, Rakitic, Sergio, Arthur, el “Pistolero” Suárez, Messi, Démbéle, Lenglet, Jordi Alba y Sergi Roberto pasan cerca de mi y si pudiera llorar de la emoción, lo haría sin pensarlo.

Pero no todo fue felicidad, porque en el otro flanco estaba un sediento de venganza Real Madrid. Todavía ni empezaba el encuentro y sus jugadores seguían tan serios que parecía que no disfrutaban de lo que estaban haciendo.

Si en la lucha libre se dice que “en mi casa y con mi gente se me respeta”, aquí hubo algo que les faltaba mucho al respeto y la cara de estos monstruos lo reflejó por completo. El Barça ha ganado en siete de sus últimas 10 visitas al Bernabéu en la Liga y eso, para una entidad como el Madrid, es algo muy grave.

Incluso puedo jurar que la mirada de unos de ellos se dirigió hacia mí, como pidiéndome complicidad y que cargara mi balanza a su favor, pero no puedo hacerlo.

Es increíble observar tan cabizbajos a fenómenos como Courtois, Carvajal, Ramos, Varane, Kroos, Benzema, Modric, Bale, Casemiro, Reguilón o Vinicius Jr, pero supongo que el haber sido tan fácilmente superados en su propia casa hace unos días, lo justifica todo.

Muchas personas critican a Ramos, pero lo acabo de ver dándose un abrazo con el 10 blaugrana. Quiero creer que la admiración es mutua…

Qué emoción… estoy a punto de empezar a trabajar…

Mallenco dio el silbatazo inicial a las 13:44. Yo estaba en el centro y el Madrid atacó de izquierda a derecha. El blanco contra el azul con rojo.

Como era de esperarse, el encuentro empezó de manera ríspida.

Al minuto y medio el árbitro amonestó a Busquets por derribar a Toni Kroos. El alemán me condujo por el centro del campo y yo nada más no sentí que el mediocampista me tocara en ningún momento. Fue una falta clarísima y tiro libre para el Madrid.

He dicho muchas veces que puedo ser más rápido que Vinicius o más letal que Luis Suárez, pero Bale me pegó tan fuerte que sentí cómo pasé por encima del marco de Ter Stegen. ¡Auch!

Si algo me gusta es que me traten bien y Messi es uno de los que más me respetan.

A los cuatro minutos presencié la primera llegada del Barcelona. Messi vio un espacio y me pasó buscando a Suárez, pero Varane cortó la jugada y me mandó a tiro de esquina. Ya no prosperó la jugada.

Me han traído de un lado al otro. Es un ida y vuelta constante que muy difícilmente van a poder aguantar las dos escuadras.

A los 12 minutos, Varane disparó a portería y Lenglet se cruzó en el camino. Pude percibir que le di muy duro al zaguero francés y prueba de ello es que, efectivamente, quedó tendido en el césped. Piqué me despejó y Modric recuperó, hasta que Jordi Alba sacó el balón para que atendieran a su compañero.

El Barcelona está apretando mucho por los costados. Apelan a la velocidad de Dembele, que me conduce con prisa, pero Carvajal ha estado atento para cortar los avances, mandándome fuera de la cancha.

18 minutos. Suárez manda un pase filtrado para el argentino, este arranca, le gana la carrera a Sergio Ramos y manda un globito sobre Courtois que pasa cerca del poste. Los culés estuvieron a nada de marcar el primero y yo estuve cerca de besar las redes.

Han pasado cuatro minutos y ya me cansé de tanto correr. Vinicus ha explotado bien el costado izquierdo. El brasileño en carrera es imponente, imparable. Se mete, conduciéndome a velocidad y me pasa para Benzema, que me manda con Modric para que el croata me impacte. Este lo hace pero Piqué se cruza en mi camino al gol.

Min. 25. Gol de Rakitic. Sergi Roberto se conjunto por el costado derecho con Rakitic y el croata hizo lo que no pudo hacer Messi. El mediocampista me bombeó sobre la mano de Courtois para que yo pudiera por fin superar al cancerbero. Real Madrid 0-1 Barcelona.

Diez minutos después hay una falta sobre Rakitic. Casemiro y el croata chocaron fuera del área grande y el mediocampista blaugrana se quedó acostado en el pasto, retorciéndose de dolor.

Messi me va a pegar desde la frontal del marco y si todo sale bien, perforaré una vez más la portería defendida por Courtois.

Pero no pudo ser. Me volaron.

Min. 39. Querido diario: me han traído del “tingo al tango”. Cuando Messi me agarra no puedo despegarme de él. Parezco cosido a sus zapatos y la sensación es como conducir un coche de carreras. Siento el vértigo de ser trasladado a una gran velocidad. Esto sigue un gol a cero a favor del Barcelona en el Santiago Bernabéu.

44. Acabo de ver algo muy raro: Modric me conectó de cabeza, pero lo hizo de mala manera y pasé por encima del travesaño de la portería defendida por Ter Stegen.

Messi está tirado en la hierba y los jugadores blaugranas salieron a protestar. Ramos me había alzado con elegancia, regateando al que siempre lo regatea, pero parece que el zaguero ha conectado con el codo en el rostro del sudamericano. Se terminó el primer tiempo y por fin pude tomar un descanso. Ha sido un ritmo frenético y no me han dejado asimilar todo lo que estoy viviendo.

Creo que he corrido más que todos los futbolistas juntos. Je, je, je.

Inicia la segunda parte. Ahora sacó Benzemá.

A los 47 minutos el Madrid tuvo un tiro de esquina cobrado por Kroos, pero la jugada no pudo prosperar.

Al parecer, la guerra entre ambas escuadras está dejando estragos. Messi se toca el abductor y hace movimientos para disminuir las molestias. Hasta ahora corre con normalidad, pero es claro que hay algo que le molesta y habrá que ver si no pasa a mayores.

Min. 54. Sale Kroos y entra Valverde. Increíble cambio de Solari, que saca al motor de su escuadra para darle entrada a un juvenil que no tiene los galones del alemán.

Todos los ataques del cuadro “merengue” pasan por el costado izquierdo, por Vinicius. El amazónico encara, asiste y dispara, pero sigue sin poder marcar un gol cuando su equipo más lo necesita.

Se cumple la hora del partido y Ramos es amonestado por derribar a Messi. El central y capitán merengue se pierde el partido contra Real Valladolid.

Min. 60: se va Bale y entra Marco Asensio. Solari está sacando a sus figuras para meter a la juventud y esto, más allá de beneficiar, puede llegar a repercutir.

Min. 62: amarilla para Lenglet, que salta con el brazo arriba y contacta con el codo a Sergio Ramos.

Min. 69: Messi filtró para Dembelé, que sacó un tiro cruzado que pasó cerca del marco de Courtois. Me quedé cerca de marcar el segundo.

Salió Arthur y entra Vidal. Valverde apostó por un mediocampista menos técnico que el brasileño, pero con más fortaleza para pelear por cada balón. Esto me va a doler.

Han pasado 75 minutos y la gente empieza a corear el nombre de Isco. El mediocampista ofensivo corrió a la banda y el publicó aplaudió. Salió Casemiro para darle su lugar.

Adiós recuperación del Madrid.

Coutinho está parado en la línea de banda y va a entrar por Dembele. Buen partido del francés, que ha dado muestras de velocidad y gambetas. Se viene a la cancha un futbolista que ha quedado a deber como blaugrana.

Min. 85: Messi le pone el codo en la cara a Carvajal. Como es el argentino, se va a ir sin tarjeta amarilla y así sucede. Mallenco paró el cotejo y eso hizo enojar al Bernabéu. Yo me quedo ahí, parado entre tanta figura. Me siento como en un museo, rodeado de puras obras de arte.

El dato provisional proporcionado por La Liga indica que asistieron 78, 921 personas al estadio del Madrid. Yo, la verdad, puedo ver un estadio gigante rodeado de puras manitas que se mueven de arriba hacia abajo y saltan y gritan y aplauden. Sinceramente es imponente.

Min. 88. Piqué se toca la parte trasera de la rodilla y está cojeando.

Min. 89´: El Madrid está buscando con el alma lo que el futbol no le está dando y se aumentaron tres minutos. Me siguen llevando mucho al área contraria, pero nada más no puedo besar las redes.

Se va Busquets al 90 +1 y entra Semedo. Sin duda, un movimiento más para hacer tiempo que para afectar lo hecho en el terreno de juego.

Se acabó el partido.

Ellos son los protagonistas del juego, pero yo soy indispensable. Qué les puedo decir… soy el balón más afortunado del mundo.

A %d blogueros les gusta esto: