marzo 1, 2021

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Los cementeros recibieron al Puebla para la jornada 2 del Guardianes 2021. El conjunto capitalino abrió el torneo con una derrota en el Estadio Corona ante Santos; mientras los discípulas de Nicolás Larcamón finalizaron su primer encuentro con sabor agridulce, al rascar solamente un punto como locales ante Chivas.

Desde el saque inicial se notó ampliamente el deseo de Juan Reynoso por vencer a su ex equipo, sin embargo, el entrenador llegó bastante abrumado, tanto por la critica que ha recibido por su deficiente desempeño desde que arribó a la máquina, como por la polémica desatada por algunos de sus jugadores fuera de la cancha.

Puebla aprovechó a un Cruz Azul que inició desbalanceado en incapaz de frenar un contragolpe, pues, con tan sólo nueve minutos trascurridos en el encuentro, el conjunto de la franja colocó el primer tanto en el marcador con una jugada que inició de costa a costa, desde el saque de Antony Silva hasta el gol de Cristian Tabó, asistido por el colombiano, Omar Fernández. La jugada fue milimétrica, tanto el pase como el disparo sucedieron en el momento preciso para que la barrida del defensa no hiciera mella y ‘Chuy’ Corona no alcanzará a detener el disparo.

A partir del primer gol, el ímpetu de los jugadores fue aumentando a la par del cronómetro, mientras que la cordura fue disminuyendo, de tal manera que se desembocó un caos en el campo, consecuencia del juego físico de ambas escuadras que el arbitraje central no supo controlar. La severidad con que se debieron tratar algunas jugadas riesgosas fue omitida, de tal manera que las faltas y las entradas aparatosas se convirtieron en el centro de atención para los jugadores, desplazando así la importancia del marcador en algunas instancias.

Los visitantes dominaron la primer mitad con un mayor número de intentos a puerta, aunque además del primer gol, se fueron con las manos vacías al descanso. Los locales salieron al vestuario insatisfechos, pues, dominaron la posesión de balón y varias veces contaron con la oportunidad de emparejar la situación, sin embargo, carecieron de precisión y desaprovecharon sus oportunidades, dicha frustración aumentó su nivel de desesperación camino a la segunda mitad, en lugar de tranquilizar al conjunto capitalino.

Entrada la segunda mitad, los estribos de ambas escuadras estaban por los suelos y las definiciones nunca llegaron pese al tiempo añadido, el marcador finalizó intacto después del primer gol, dando como vencedor al conjunto del Puebla, un gol a cero, consiguiendo así su primer triunfo del torneo. Después del encuentro, el técnico celeste añadió que pese a la derrota, el equipo mostró más destreza física que durante su encuentro anterior y que buscará mejorar algunos aspectos individuales de cara a su próximo enfrentamiento contra los Tuzos de Pezzolano.

A %d blogueros les gusta esto: