septiembre 20, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

El primer torneo profesional de futbol femenil en Argentina: salarios, contratos y desigualdades económicas

Cuarta entrega acerca de la actualidad y la realidad del futbol femenil en la Argentina

Se definió un mínimo de 8 futbolistas contratadas por club con un salario no menor a 15 mil pesos (equivalente a un contrato de Cuarta División del futbol masculino). En la Argentina, es imposible sobrevivir con una mensualidad de estas características debido a la inestabilidad de la economía. La mayoría de las jugadoras debe desarrollar otro empleo para poder llegar a fin de mes. El salario mínimo en el país es de 16 mil pesos en la actualidad (230 dólares americanos) con una inflación galopante que se ubica por arriba del 50%. ​

La situación es completamente distinta a la del futbol masculino, que ya se profesionalizó hace más de 90 años y que no tiene estas problemáticas mencionadas. Según un informe del Foro Económico Mundial, la igualdad económica en el futbol entre sexos podría tardar alrededor de 170 años en alcanzarse si el mundo continúa al ritmo actual: muy lejos están los salarios mínimos de las futbolistas del medio local comparadas con la ganancia que puede tener un futbolista hombre de la Superliga Argentina.

Cabe destacar que el único club que tiene la posibilidad de hacerse cargo de los salarios de la plantilla completa es Boca Juniors. Esto se debe a que es una de las instituciones deportivas más importantes a nivel mundial y con mayor poderío económico de América, sin olvidarse que en lo que respecta a futbol femenino ha desarrollado una importante inversión a lo largo de los años que lo ha llevado a ser el máximo ganador de títulos a nivel local (24 oficiales) y participar en varias ediciones de la Copa Libertadores de manera internacional. 

Antes de la temporada 2019/20, las jugadoras más destacadas de Boca, River o UAI Urquiza (tres de los animadores del torneo en los últimos años) lastimosamente alcanzaban a obtener un viatico de 5 mil pesos. En la selección ocurría lo mismo, o incluso peor: en la previa a un amistoso en Uruguay en 2017 durmieron en un micro escolar habiendo viajado más de 5 horas, y mediante una carta pública a la AFA, anunciaron un paro hasta que las condiciones básicas se den. Volvían a vestir la camiseta de la Selección mayor después de dos años con mucho sacrificio, pero había obstáculos que eran muy evidentes: el viatico prometido, que en parte servía para que las futbolistas puedan cubrir sus gastos de traslado al predio de Ezeiza para poder entrenar, no había sido entregado (150 pesos). Se reclamó por instalaciones acordes y que estén a la altura del entrenamiento que una selección mayor requiere.

Si bien la “profesionalización” (entre comillas porque no es todavía una profesionalización completa) llevó a una mejora sustancial con respecto a los salarios, las condiciones de entrenamiento,  y la disposición de un seguro médico obligatorio de apto físico, las diferencias económicas entre mujeres y hombres en el futbol argentino es abismal. La AFA aportó 120.000 pesos mensuales cada institución (3.000 dólares aprox.), un total de 23 millones de pesos anuales sumados en total (562.000 dólares). Acá se evidencia fuertemente la brecha: Fernando Gago, considerado hasta 2018 como el mejor futbolista pago de la liga masculina, tiene una mensualidad neta de 110.000 dólares, lo que sería 1/3 del valor del Torneo Rexona.

Hubo mucha incertidumbre también con respecto a las jugadoras que se iban AFA y Agremiados (FAA) decidieron firmar un acuerdo para hacerse cargo de los salarios de las jugadoras que quedaban libres a partir del 1 de julio de 2020 hasta diciembre. Se dispuso la creación de un fondo de asistencia compuesto por aportes de la AFA y Agremiados (FAA), provenientes exclusivamente de recursos generados por la actividad futbolística.

De igual manera las grandes distancias económicas también se encuentran en el mismo torneo. No son los mismos salarios ni condiciones las que ofrecen equipos como Boca, River, UAI Urquiza o San Lorenzo en contraste a otros equipos. Tampoco son los mismos planteles los que presentan los equipos ubicados en los primeros lugares del campeonato comparados con los del fondo de la tabla.

Un claro ejemplo de esta desigualdad es la situación que se vive en El Porvenir, club ubicado en la localidad de Gerli y que en el último torneo de Primera División finalizó en el puesto 16, anteúltimo, con solo 5 puntos de 45. La situación actual no es positiva. Desde la semiprofesionalizacion no han cambiado mucho las cosas. Hay una clara falta de compromiso y responsabilidad por el lado de la dirigencia, y sumado a la falta de preparación de cara a los partidos, no había compatibilidad con los sistemas tácticos. No hay compatibilidad tampoco en las personas que pone la dirigencia para darle ejemplos a las jugadoras, ya que un momento se buscó poner al mando entrenadores de las inferiores masculinas de un día para el otro con el pretexto de “entrenalas vos, trata de ganar un partido”. No se nota el apoyo que le da la dirigencia al futbol femenino, es muy visible la falta de apoyo.

Las jugadoras no entrenan en el propio club, lo hacen en un polideportivo. Muy difícilmente les brindan la cancha para poder entrenar. Los trabajos realizados en césped son muy pocos. Las canchas del polideportivo no están en aptas condiciones. Con respecto a la indumentaria, es comprada por las jugadoras de su propio bolsillo. Tuvieron que conseguir un lugar para que les fabriquen la ropa. A fin de año, el club les regaló un conjunto con el que jugaban los partidos. Estas situaciones se dieron a conocer en los medios y en la sociedad por la carta documento que realizó Solange Tarsia y su posterior descargo después del partido en el que fueron derrotadas por Independiente en un resultado de 4 a 0 como locales. “Desde el club nos dicen que nos quieren bajar de la disciplina porque damos vergüenza. Vergüenza les tendría que dar a ellos no darnos dos pelotas para entrenar”, comentó la jugadora en una entrevista al medio Infobae.

Los 8 contratos mínimos que fija AFA obligatoriamente se cumplieron en El Porvenir, pero con la obligación de repartir ese salario con las demás jugadoras que no cobraban. Los 20 mil pesos de las 8 jugadoras se repartían al resto del plantel. Una jugadora que tenía el contrato elegía a tres de las que no lo tenían y se lo repartían (entre 3000 y 5000 pesos cada una). Esta decisión provino de la dirigencia para que todas puedan obtener algún monto y poder costearse el viaje u otras necesidades. Esta situación fue la gota que rebalso el vaso y dio el puntapié para que se publique la carta documento hacia fines del año pasado, en la que también estuvo involucrado Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA).

Créditos: Infobae

Al Club Atlético Huracán tampoco le fue muy bien en la última temporada, pero su situación es un poco mejor a la de El Porvenir. Aylen Montiel es arquera del equipo ubicado en el barrio de Parque Patricios (Buenos Aires) y describió la situación actual del club con respecto a la importancia que la dirigencia le da al futbol femenino. “Tuve el placer de ingresar en Huracán hace un año y las compañeras me contaron que, a comparación de antes, la disciplina en el club cambio muchísimo. El club está más predispuesto con el futbol femenino y tiene mucho más apoyo que antes. La dirigencia va mejorando día a día con respecto al futbol femenino en Huracán. El profesionalismo es algo nuevo en el club y Huracán se va aggiornando a las cosas que se van viviendo día tras día. El club nos está dando una gran mano, siempre hablan con nosotras y nos consultan que necesitamos, que se puede mejorar en ambas partes”.

En el club falta un poco más en el aspecto de igualdad de condiciones en cuanto a los entrenamientos y materiales a diferencia del futbol masculino: “Es muy notoria la diferencia cuando vemos entrenar a un chico de primera división comparado a como entrenamos las mujeres, en lo que es el tema canchas, materiales, etc. Es algo que todavía se sigue notando”.

Montiel describe su experiencia en Boca y como sintió el cambio de institución: “Boca tiene mucha más ayuda económica en el futbol femenino, y si vamos a comparar te brinda más que Huracán. Ambos clubes no están en las mismas condiciones financieras. Boca tiene una estructura que viene armada desde hace muchísimo tiempo y le da más difusión al futbol femenino. Si bien en Huracán también se trabaja desde hace varios años, son muy pocas las personas que dan a conocer lo que es la disciplina en el club y las que están viendo el día a día del plantel”.

Créditos: Prensa Huracán

Próximos temas.

– La situación de las categorías de ascenso

– Futbol femenino en el interior del país

– Categorías juveniles, AFA Desarrollo y el futuro del campeonato

Fuente: Tema realizado por Tomás Rouge
Twitter: tomas_rouge_ok
Instagram: tomas.rouge_ok

Recuerda que si te gustan las apuestas en 1xBet tienes grandes oportunidades.
Registrate y utiliza nuestro código para recibir hasta 150 Dolares en tu primer deposito.

Código: FactorCu4tro
A %d blogueros les gusta esto: