octubre 23, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Fracaso absoluto

Diego Lainez es uno de los mejores futbolistas de la Selección Nacional de México sub-20 en el Mundial de la categoría en Polonia. La actualidad del cuadro tricolor en la justa mundialista ha dado sido desastroso con 2 derrotas en la misma cantidad de partidos y en el último partido de la fase de grupos esperan un milagro para calificar a la siguiente ronda.

El joven jugador de 18 años ha tenido una carrera futbolística precoz con un debut a los 16 años en un equipo como América en donde las exigencias son los títulos y desde su primer día en la cancha como profesional ha sido víctima de las constantes críticas sobre su forma de juego y su responsabilidad en el equipo nacional siendo aún un prospecto a futuro.

A pesar de ser uno de los referentes de la escuadra dirigida por Diego Ramírez, Lainez no ha mostrado el nivel esperado por todos los aficionados y él mismo calificó como un desastre lo hecho ante Japón en donde cayeron 3 goles contra 0.

“Tenemos que analizar muchas cosas. No me gusta perder, estábamos muy dolidos”, dijo el canterano azulcrema terminando el partido en contra de los nipones.

Concluyó aseverando que el equipo debe estar fuerte para lo que viene. “Tenemos que pensar ya en lo que viene, podemos tener posibilidades de avanzar si se combinan un par de resultados”.

Si bien es cierto jugadores emblema como él o José Juan Macías no han rendido de acuerdo a su categoría, el problema del presente del Tri sub-20 va más allá de la cancha. El balón comienza a desinflarse en los escritorios, aunque siempre resulta mucho más sencillo hacer crítica a los futbolistas.

Los clubes no están obligados a prestar sus jugadores al seleccionado nacional, algo que afectó directamente al equipo especialmente en el medio sector y jugadores que no están presentes porque Rayados de Monterrey no quiso que viajaran a Polonia.

Esta falta de jugadores provocó que tan solo 3 días antes de presentarse en el torneo el cuadro nacional estuviera completo. Con tan poco tiempo de trabajo es casi imposible mostrar un nivel competitivo en un mundial.

A pesar de todas las dificultades que se han presentado, México se jugará su última carta ante Ecuador siendo consciente que no dependen de sí mismos para clasificar a la etapa de eliminación directa.

A %d blogueros les gusta esto: