octubre 23, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

“El amor verdadero, empieza cuando no se espera nada a cambio”

El Principito

“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos”. Y vaya que tiene un corazón muy grande. Visualiza las emociones de cada uno de los más de cien mil aficionados, su pasión por el futbol y su amor por la selección. Es un súper hombre. En los espacios reducidos, se hace pequeñito para salir con el balón a la velocidad que le den las piernas. Observa sin voltear, el hueco exacto donde puede enlazar sus ideas con cualquiera de sus compañeros, ya sea en Guadalajara, Coruña, Eindhoven, o en Sevilla, así como también, su presencia es imprescindible en moleros, torneos medianos, grandes o máximas justas, cualquiera donde tenga que colocarse la armadura verde.

Homenaje a Guardado en Eindhoven

“Fue el tiempo que pasaste con tu rosa, lo que la hizo tan importante”. Y podrán existir otros que se empuñen la casaca tricolor, pero no ha existido nadie como tú. Desde pequeño, te vimos disfrutar cada segundo con la selección. Los 65 minutos que jugaste en Leipzig, nadie los olvida. Todos lo disfrutamos, y cada que vemos un partido de México, recordamos en cada trazo, en cada carrera y en cada uno de tus 151 juegos, aquel glorioso momento de tu carrera ante la albiceleste. A ti no hay nada que reprocharte; a todos los ídolos de la selección, les tiran en cara expulsiones, negaciones a convocatorias, o incluso, momentos donde no querían ocupar alguna posición que desconoces. Tú con Claudio Suarez, mereces un monumento en la Avenida Vallarta.

Foto de accion durante el partido Partido Argentina vs Mexico, Octavos de Final, Mundial Alemania 2006.en la foto: ESTEBAN CAMBIASSO, ANDRES GUARDADO 24/05/06/MEXSPORT Estadio: Zentralstadion Leipzig, actualmente Red Bull Arena

“Si tuviera que volver a comenzar mi vida, intentaría buscarte mucho antes” y te clonaríamos otras veintidós veces para hacer una selección que se parta la madre, tanto como tu; que corra palmo a palmo, centímetro a centímetro del campo, segundo a segundo, sudando la camiseta con el mismo impulso que tú.

“El amor verdadero, empieza cuando no se espera nada a cambio”. Ayer te volviste histórico, y seguirás siendo histórico. Porque nadie ama tanto vestir la playera de la selección, como tú. Gracias por tu entrega Andrés.

Siempre serás, nuestro eterno principito.

A %d blogueros les gusta esto: