octubre 31, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Los Apuntes del Profe

OTRA DE CANGREJOS

Solo aquí, pasamos de la emoción a la tragedia y de ahí, a la crítica destructiva. Jamás nos detenemos al análisis, simplemente la víscera se hace notar con cualquier comentario. Ya es parte de nuestra cultura y es algo que no podemos evitar. Nos encanta la parálisis por días, meses, años y décadas, sobre lo que llegue a pasar con cualquiera que nos represente como país. Y la verdad, que penoso que seamos así.

A mí no me alegran las tragedias “tricolor”. En el 2018, mientras todos amaban a Osorio, yo me sostuve en decir que ese equipo no había cambiado, no había evolucionado y, por lo tanto, seguiría teniendo los mismos resultados de toda la vida, porque el cambio verdadero es estructural, viene de adentro.

Action photo during the match Mexico vs Croatia, Corresponding to the FIFA Date, at AYT Stadium. Foto de accion durante el partido Mexico vs Croacia, Correspondiente a la Fecha FIFA, en el Estadio AYT, en la foto: Juan Carlos Osorio 27/03/2018/MEXSPORT/Cristian de Marchena.

Hace algunos ayeres todo lo que se encuentra debajo de la camiseta verde, se encuentra funcionando a medias, o en direcciones alternas a las del aficionado, a la evolución del equipo o el cumplimiento de las metas. El consejo de dueños hace lo que le plazca con la liga, la federación y, por ende, la selección mexicana. Y los más afectados son los jugadores, porque el aficionado sigue tragándose la misma mierda, no solo con la selección mayor, ahora esto ensucia también a las selecciones menores.

No es ninguna casualidad que se nos perdieran 18 de los 23 jugadores campeones sub 17 del 2005, casi todos los de la generación del 2011, los campeones olímpicos y que decir de los subcampeones del 2013; lo que se veía como una generación dorada, se terminó mezclando con las generaciones frustradas y termino siendo más de lo mismo, pero ahora, con trofeos inferiores; eso sin contar el trato de divas que solicitan algunos “consagrados”

Esta selección Sub20 que acaba de entregar el peor resultado de la historia de las selecciones menores, no era una selección mala. Tenía amplio material de donde escoger y hacer un papel digno en Polonia. Cuenta con una decena de jugadores con experiencia de más de diez partidos en primera división, lo cual ya es un logro, por donde lo quieran ver. Llegaba con la promesa del futbol mexicano, el mejor centro delantero nacional del torneo, el extremo más habilidoso, el central más rudo y un sinfín de adjetivos que si bien, no son todos reales, si prometía para más.

Pero escogieron a un técnico con una experiencia paupérrima dirigiendo a Dorados; mismo que no pudo elegir a todos los mejores jugadores SUB-20, porque los clubes (Saludos Monterrey) no quisieron prestarlos, así como tampoco llego a tiempo su goleador porque su equipo estaba en liguilla, misma que no pudieron planear correctamente los directivos de la liga, a sabiendas que con la regla 20/11, las posibilidades de elegir a uno o dos de su once inicial eran altas. También, el karma que siguió a la selección con las trampas entre el seleccionador y Xolos (hermano de Dorados, curiosamente) y una serie de eventos desafortunados que provocaron el fracaso de esta mini selección.

Lo más doloroso, es que la selección no tuvo un solo momento de lucidez como equipo; evidentemente las individualidades de, De La Rosa, Laínez, Misa Domínguez y José juan Macías, se hicieron notar. Pero la pobreza táctica, la poca estrategia, la nula coordinación y la desaparecida sinergia de equipo, llevaron a una rotunda decepción, a un equipo que prometía más.

Y la planeación paupérrima de la Federación, jalo a las futuras estrellas. Así, justo como los cangrejos.

A %d blogueros les gusta esto: