octubre 24, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Los diferentes parámetros que tiene el mundial femenil con el varonil

Algunas ostentan récords que ellos ni siquiera pueden imaginar. Ahí tenemos a Formiga con sus siete mundiales, a Marta con sus 16 tantos y a la canadiense Sinclair con sus más de 170 goles

Foto en portada: japantimes.co.jp

Los primeros seis días del mundial femenil Francia 2019 se han pasado de manera muy rápida y hemos visto de todo: desde un histórico resultado para la selección de Argentina hasta la mayor goleada en la historia del certamen.

Pero para entender lo que estamos viendo, hay que comprender el contexto. En primera, tenemos que darnos cuenta de que en este torneo hay diferentes parámetros por considerar, ya que lo que aplica en el futbol varonil en cuanto al poderío de las naciones, no se da en el de las mujeres.

¿A qué nos referimos?                                         

Si no has visto ningún partido de Francia 2019, prendes el televisor y ves que está jugando la “albiceleste”, seguramente pensarás que se trata de un país ganador como el representativo donde están Messi y Agüero, pero la realidad es que, en la máxima justa de mujeres, el país sudamericano nunca ha trascendido, e incluso hace unos días consiguió el primer punto de su historia gracias a un 0-0.

Caso contrario ocurre con Japón, por ejemplo, donde las niponas han llegado a ser campeonas del mundo (en Alemania 2011) y son una fuerza temible para cualquiera que las enfrenta, pero en el varonil no destacan tanto.

Otro ejemplo es Brasil. ¿Qué se te viene a la mente cuando escuchas que está jugando la “Verdeamarela”? Seguramente cinco copas del mundo, pero en el femenil lo cierto es que nunca han ganado la copa pese a que cuentan con la máxima anotadora en la historia de la justa (Marta, con 16 goles).

Obviamente hay excepciones como Alemania que es bicampeón (las alemanas lo ganaron en 2003 y 2007), pero se trata de una competición que ha visto cómo Estados Unidos ha levantado tres veces el trofeo y eso con los varones nunca ha pasado.

Si nos vamos a la tabla de goleo, por ejemplo, vemos que el país con más jugadoras en el ranking es Noruega, con cuatro elementos: Ann Kristin Aarones, Linda Medalen, Hege Riise y Marianne Pettersen, cuando en la clasificación de los hombres no figura casi ni uno.

Algunas ostentan récords que ellos ni siquiera pueden imaginar. Ahí tenemos a Formiga con sus siete mundiales, a Marta con sus 16 tantos y a la canadiense Christine Sinclair con sus 180 goles internacionales que la ponen a cuatro de ser la mejor anotadora en selecciones nacionales (tanto varoniles como femeniles), solo por detrás de Abby Wambach, quien hizo 184.

Hoy muchos narradores tienen la fortuna de estar en estos eventos y desgraciadamente destacan más el color del cabello de una holandesa que el hecho de que haya sido bicampeona de la UEFA Women’s Champions League.

Sí, ellas también tienen una Champions y el Lyon es el equipo más ganador. No el Barcelona ni el Atlético ni el Bayern. El Real Madrid ni siquiera tiene equipo.

Es otra competición, es otro mundo y son otros nombres, pero es futbol y si le das una oportunidad y abres los ojos, libre de prejuicios, verás que es igual de emocionante (o más) que el varonil que tanto te gusta.

A %d blogueros les gusta esto: