noviembre 25, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Martina Raspo, una luchadora de 9 años que peleó contra el sistema para poder jugar

En los últimos meses del pasado año se dio a conocer en los grandes medios del país y en las redes sociales la historia de lucha de Martina Raspo. Sus padres acompañados por su director técnico se dirigieron mediante una carta de por medio al órgano administrativo de la Liga Regional de San Francisco, campeonato donde participa el club donde juega Martu, como así la conocen. En dicha redacción reclamaron el permiso para que ella pudiera ser parte de los partidos oficiales que Tiro Federal disputa en dicha liga.

La historia de Martina Raspo, futbolista de tan solo 9 años, no se distancia del resto de las biografías de jugadoras que tuvieron que pelear contra el sistema y múltiples tipos de machismos para poder ingresar al césped de una cancha de futbol.

La residente de la localidad de Morteros, provincia de Córdoba, Argentina, juega en el Tiro Federal de dicha ciudad, pero no por los puntos, no de manera oficial. Su máximo deseo es el de ser futbolista profesional y demuestra convicción cuando lo afirma, pese a la corta edad que posee. El inconveniente es que no hay ligas oficiales de fútbol femenino en donde vive.

Marti jugando para Tiro Fderal. Foto: Persa fotografía.

-¿Sos consiente por todo el alcance y la repercusión que tuvo en las redes sociales tu reclamo donde dijiste que no podías jugar en la liga de tu ciudad por los puntos? ¿Por qué crees que no te dejaban jugar?

-Algún día me van a dejar jugar. No me dejaban jugar porque soy nena, pero el futbol es para todos, no solamente para los nenes.

-Tu mama te apoyó mucho en esta campaña…

-Sí, tanto mi mama como mi papa y mis hermanos.

Como relata su madre Carolina, para Martina no hay otra pasión más grande que el fútbol. “Me costó un montón aceptar que quería jugar al futbol, pero realmente lo comprendí cuando por ejemplo le decía que si se portaba mal en casa le decía que no iba a futbol. No le gustaba esa decisión mía, y ahí me di cuenta que ella ama jugar a la pelota”. 

Todos los días de la semana, Martina entrenaba junto a sus compañeros en la misma cancha, pero no se establecía en ninguna selección ni convocatoria por el simple hecho de ser mujer, ya que además el estatuto de la liga establecía que en los partidos solo podían jugar personas del sexo masculino. “Ella nunca falta a ninguna practica ni tampoco a ningún viaje, más allá de que no juegue por los puntos y lo haga en la categoría remanente que es una especie de recreativo”.

Martina demuestra que el fútbol no es solo cosa de hombres. Aquí se la ve en un encuentro de la categoría “no oficial”. Foto: Infobae.

El futbol en la vida de Martina Raspo aparece desde muy temprano, pero cuando ella tenía siete años entró a jugar en Independiente de San Cristóbal, en la provincia de Santa Fe, de donde es oriunda. En 2019, por cuestiones laborales, la familia se mudó a Morteros, provincia de Córdoba y, para que Marti no pierda la costumbre y siga tirando destellos de crack, recaló en el Club Tiro Federal y Deportivo Morteros, donde era la única nena entre 35 nenes.

-¿Cómo empezaste a jugar a la pelota? ¿Hiciste algún otro deporte que no sea el futbol?

-Fui una sola vez a patín, pero después no fui más. Después un amigo de mi papá me llevo a entrenar futbol. Desde que nací me gusta el futbol y siempre jugué al futbol con mis hermanos cuando era más chiquita. A los 4 años patee por primera vez una pelota.

-¿Cómo tomó tu familia la decisión de jugar al futbol?

-Bien porque ellos querían que juegue al futbol.

-¿Tu familia es futbolera?

-Mi mama no, pero mis hermanos y mi papa sí. Ellos además me enseñaron a jugar a la pelota. Mi papá jugó en Independiente de San Cristóbal y un tiempo en Atlético de Rafaela.

-¿Sentiste muchos prejuicios por jugar a la pelota siendo nena?

-Si, muchas veces, pero yo les decía que podía jugar porque el futbol no es solamente para los hombres, sino que para las mujeres también.

-¿En qué puesto te destacas y que es lo que más te gusta hacer en la cancha?

-Juego de volante por izquierda y algunas veces me ponen de delantera o de contención, pero pocas veces. En la cancha me gusta mucho hacer goles y también el apoyo que me dan mis compañeros e ir a entrenar y aprender más sobre cómo jugar. Soy zurda, pero además de eso, pateo con las dos piernas.

“Tiene unas condiciones tremendas. Es zurda, juega de volante por izquierda y a veces de delantera. Los chicos la aceptaron como una más y la respetan porque juega bien. Ella está a la altura de cualquiera. Es una atrevida con el balón” contó Álvaro Biglia, entrenador y persona cercana a la campaña de Martina para el medio argentino Infobae.

Según sus entrenadores, Martina “es crack” y tiene condiciones superiores a los demas, es distinta.

Cada fin de semana, primero se disputaba el encuentro amistoso o remanente en el que jugaba Martina y, terminado este, venían en partido oficial, el de los puntos. Más allá de que la LRSF no le permitía participar, sus compañeros y entrenadores hacían lo posible para que pueda estar en la cancha.

-Sos de Santa Fe y ahora estás viviendo en la ciudad de Morteros, Córdoba, ¿jugas mucho al futbol en tu ciudad nueva?

-Sí, me mude a Córdoba el año pasado. Juego mucho a la pelota, más que nada con mis amigos y amigas del barrio y con mis hermanos.

-¿Cómo te fue en tu otro club Independiente de San Cristóbal?

-Me fue muy bien. Cuando estaba ahí ni me imaginaba que iba a realizar esta lucha que hicimos ahora junto a mi familia.

-¿Cómo llegaste a tu club actual Tiro Federal?

-Cuando me mude con mi familia a Córdoba le dije a mi mama si podía ir al Club Tiro Federal y me llevó.

Futbolistas como Rocío Correa y Mauro Zarate entre otros, se sumaron a la campaña y respaldaron su pedido para poder jugar. En Buenos Aires fue recibida por dirigentes del INADI (Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo) en el mes de Febrero acompañada de su mamá como es habitual. Desde dicho organismo del Estado, sus integrantes se pusieron a disposición de Martina y de la causa.

Martina junto a su madre Carolina y la diputada Victoria Donda en el INADI

Correa, centro delantera de San Lorenzo de Almagro, fue la futbolista que más se involucró en esta historia. Inmediatamente se contactó a través de Facebook con la familia de Martina y nunca se dejaron de relacionar y, mientras estuvieron en la capital argentina, ella le regaló una camiseta del Ciclón pese a que es de Boca.

-¿De qué equipo sos hincha?

-Soy hincha de Boca y de Colon de Santa Fe, pero cuando juegan entre sí prefiero que gane Boca.

-¿Cuáles son tus jugadores y jugadoras favoritas de Boca?

-Me gustan mucho Lorena Benítez y Mauro Zarate, juegan muy bien. Me encantaría jugar algún día con ellos. Me gusta también Rocío Correa, de San Lorenzo, y además compartí cancha con ella en un partido, pero quiero jugar también con Lorena y Mauro.

Marti jugando con su idola Rocio Correa, delantera de San Lorenzo de Almagro. Foto: Agustina Fernandez

Finalmente, tras todo el revuelo, Martina pudo ser fichada en la liga, pero la pandemia actual por el coronavirus y las miles de cuarentenas que hubo en Argentina, no pudo disputar todavía su primer partido de manera “oficial”.

Según el secretario general de la Liga Regional de Fútbol Adrián Vítola, tuvieron que “pasar el tema a legales porque es la primera vez en 100 años de Liga que ocurre”. En su versión, el dirigente admitió que decidieron anotar a Martina con “miedo” a sanciones por si era “anti-reglamentario”. Cuando el mismo consultó a la AFA, recibió una respuesta positiva para ficharla por el departamento de fútbol femenino, aunque es clave aclarar que no existe ese departamento en esa región.

La FIFA recomienda permitir el sistema mixto, al menos hasta los 12 años para la contribución al desarrollo del fútbol femenino debido a las diferencias genéticas que existen entre ambos géneros. “Al jugar con los chicos, las chicas se crean una imagen propia más positiva, aprenden a confiar en sí mismas y son más conscientes de su habilidad”.

-¿Cómo es para vos jugar contra varones?

-Lo siento igual como jugar contra mujeres.

-¿En tu colegio hay futbol femenino?

-No, las nenas juegan a otra cosa. En ninguna escuela de acá hay futbol para las nenas.

Finalmente, cuenta Martina que su máximo sueño es ser futbolista profesional, jugar en Boca Juniors y finalmente en la Selección Argentina, pero remarca que después de la larga cuarentena debe jugar por los puntos a corto plazo y así poder disfrutar de su etapa de desarrollo como juvenil, que es el momento donde más conceptos adquieren los deportistas.

-¿Cuál es tu máximo sueño como futbolista?

-Mi máximo sueño es jugar en la Selección y jugar en Boca, pero primero poder jugar por los puntos.

-¿Qué les dirías a las nenas que todavía no se animan a jugar a la pelota?

-Es una decisión de ellas. Muchas compañeras y amigas del barrio se anotaron cuando yo empecé a jugar, además de que me gusta jugar mucho con ellas, siempre a las tardes nos juntamos un rato. Hoy somos muchas las nenas que jugamos en la ciudad.

Fragmento del Canal 50 de Morteros

Fuente: Tema realizado por Tomás Rouge
Twitter: tomas_rouge_ok
Instagram: tomas.rouge_ok

Recuerda que si te gustan las apuestas en 1xBet tienes grandes oportunidades.
Registrate y utiliza nuestro código para recibir hasta 150 Dolares en tu primer deposito.

Código: FactorCu4tro
A %d blogueros les gusta esto: