octubre 31, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Medallista olímpico, pieza clave para Lobos BUAP

Ya hemos hablado de la importancia de Leonardo Ramos para el equipo de ‘Paco’ Palencia, quien se ha consolidado como el delantero infaltable en el once titular. Hoy hablaremos del responsable del arco licántropo: José Antonio Rodríguez Romero.

Quien nació a mediados del año de 1992 en Guadalajara, Jalisco, surgió de la cantera del Chivas. Después de ser parte de categorías inferiores del club, fue prestado a los Tiburones de Veracruz, quienes jugaban en el ascenso en ese momento. No obstante, tras la negativa de su equipo original, fue llevado de vuelta a Guadalajara.

Incorporado en el primer equipo de las Chivas, debutó en primera división el 5 de abril de 2013 frente a los Jaguares de Chiapas. Tiempo después, perdió la titularidad frente a Rodolfo Cota. Ante la falta de actividad con el chiverío, fue cedido en calidad de préstamo a León y a Xolos. En su regreso a Chivas no vio actividad. Por ello, en 2018, de nueva cuenta salió en préstamo por un año con opción a compra, en esta ocasión al club Lobos BUAP.

Quien formara parte del equipo olímpico ganador de medalla de oro en Londres 2012, hoy comienza a ser referente del equipo universitario. Las grandes actuaciones que ha logrado en partidos recientes lo colocan como titular indiscutible.

Desde su primer partido como parte del equipo de la Benemérita, ha acumulado 1980 minutos jugados de 1980 posibles. 32 goles recibidos en 22 partidos jugados. La mayor cantidad de goles que ha recibido en un partido fueron cortesía de Pumas, 4 goles en el Olímpico Universitario en la jornada 9 del torneo pasado.

Sin duda, es un jugador a seguir. Incluso hay quienes lo señalan como opción para convertirse en futuro arquero de la selección mexicana.

Imagen: El Sol de Puebla.

A %d blogueros les gusta esto: