abril 18, 2021

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Puntos divididos en el Benito Villamarín

El Real Betis recibió al Villareal para la jornada 13 de La Liga. Los dirigidos por Unai Emery empataron un record histórico que no se veía desde finales de los 90. Betis se encuentra octavo en la clasificación, consiguiendo rascar un punto del encuentro de hoy, que fue bastante parejo para ambas escuadras.

El equipo local sabía de su buena racha en casa contra el ‘submarino amarillo’, así que comenzó dominante, desgraciadamente no duro por mucho tiempo, ya que Villarreal consiguió una oportunidad de córner inmediatamente, fue un centro preciso de Dani Parejo que capitalizó el español, Pau Torres, con un cabezazo después de superar al defensa verdiblanco, Víctor Ruiz.

(Villarreal gana 1-0)

Fue turno para Betis, que necesitaban meterse en el partido, afortunadamente, aun restaba bastante en el cronómetro, además que la energía en los jugadores todavía era abundante. Álex Moreno intentó emparejar la situación en el marcador, sin embargo, Sergio Asenjo se hizo presente para arruinar una jugada que parecía cantar el primero para el equipo de Pellegrini.

Rápidamente se elevaron los nervios de los jugadores, conforme iba avanzando el partido, el juego se ponía cada vez más físico, de tal manera que los árbitros tuvieron que frenar la situación y el primer afectado fue el delantero, Borja Iglesias, quien fue amonestado tras un golpe con el brazo en la cara de Pau Torres, mientras ambos luchaban por el balón en el aire tras un salto. Después vinieron dos amonestaciones más, esta vez en contra de Villarreal.

Tras la primera tarjeta señalada, la energía del conjunto verdiblanco comenzó a disminuir paulatinamente hasta que los únicos que se veían con ganas de salir con la frente en alto, eran los jugadores del Villarreal, su presión constante en los frentes del Betis, no permitieron que pudieran generar un ataque por el resto de la primera mitad. Tras los primeros 45 minutos jugados, el marcador todavía pertenecía a Unai Emery y su escuadra.

Para la segunda mitad se hicieron evidentes los ajustes en ataque realizados por Pellegrini; el más significativo fue cambiar al mexicano, Andrés Guardado por Cristian Tello, con el fin de remontar a través del corte ofensivo mayor que posé el jugador español en comparación con el jugador tapatío. También remplazó al amonestado Álex Moreno por el joven defensa, Juan Miranda.

Otra tarjeta llegó para el conjunto amarillo, esta vez en una entrada peligrosa por parte de Alfonso Pedraza y un par de minutos después, se orquestó la jugada salvadora del partido que finalizó Aitor Ruibal García con un disparo de volea para anotar el primer gol de su equipo y también el primero de su carrera en La Liga. Con tan sólo seis minutos en la segunda mitad, se jugaba un partido completamente nuevo.

(Partido empatado 1-1)

La energía se podía percibir en ambos lados de la cancha, ningún equipo quería ceder ante su rival y, aunque la situación se tornó pareja, se notaban las ganas y con el tiempo disminuyendo cada vez más, se agotaban las salidas. La frustración era cada vez más evidente, pues los jugadores comenzaron a rematar y a hacer entradas cada vez más físicas con tal de dominar la posesión del balón, pero al final, aunque ambos jugaron para ganar, ninguno pudo sentenciar con el gol definitivo.

(Marcador final 1-1 iguales)

Una vez finalizados los segundos 45 minutos, más lo añadido; el árbitro anunció el final del partido. Ambas escuadras dividieron puntos y Villarreal empató su record de más partidos consecutivos empatados y podría romper esa racha la próxima jornada, cuando se vean las caras contra Osasuna que se encuentra al final de la clasificación. Betis por su parte, enfrentará al Granada que se encuentra séptimo en la tabla.

A %d blogueros les gusta esto: