enero 20, 2021

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Stephen Curry salió en llamas del Chase Center

Los Golden State Warriors consiguieron vencer a Portland y así quitarse el sabor amargo del partido de Año Nuevo, donde cayeron por 25 puntos. La dupla de Lillard y McCollum opacó el esfuerzo realizado por Stephen Curry. El base egresado de la universidad de Davidson finalizó aquel encuentro con 26 tantos, ocho rebotes y cinco asistencias, sin embargo, se resintió en demasía el no contar con Klay Thompson, su artillero principal. Afortunadamente, la revancha del 3 de enero contó otra historia, esta vez, favorable al equipo de la bahía.

Marca personal para Stephen Curry, 62 puntos.

Después que Kevin Durant abandonara la organización en la campaña de fichajes de la campaña pasada y que Klay Thompson se perdiera toda la temporada, consecuencia de una lesión sucedida durante el sexto juego de las finales de 2019; los Golden State Warriors tuvieron su peor temporada desde 2001, donde sólo lograron vencer en 17 ocasiones. La campaña pasada únicamente ganaron 15.

Warriors Sound Flashback: 2017 NBA Finals, Game 5 | Golden State Warriors
Campeones NBA 2017 (Vía NBA.com)

Pese a que la franquicia vio su peor récord en dos décadas y que no contó con ninguna de sus estrellas, el equipo de San Francisco esperaba que para este año la situación se enderezara y siguieran la senda del triunfo nuevamente, liderados por el dúo de los ‘splash bros’. Lamentablemente, Klay Thompson quedó fuera nuevamente por lesión y después de todas las bajas entre temporadas, apenas es reconocible el roster ganador dos campeonatos consecutivos y tres en cuatro años.

Es aquí donde entran los Portland Trail Blazers y su estrella principal, Damian Lillard, quien poco a poco se ha cimentado como uno de los mejores francotiradores de la liga y aunque a día de hoy, Stephen Curry posee el galardón indiscutiblemente, la diferencia entre ellos dos es que Lillard también es conocido por anotar en circunstancias importantes, mientras que el base de Golden State es conocido por fallar cuando se le presentan dichas oportunidades.

Tiros ganadores en la carrera de Damian Lillard.

Cuando Kevin Durant fichó por el equipo hace unos años, Curry fue relegado a ser la segunda opción ofensiva, mientras tanto, Damian Lillard se abrió paso como el mejor jugador de su equipo y poco a poco sumó momentos que lo llenaron de elogios y prestigio, mientras que Curry fue criticado desde aquella derrota contra Cleveland en las finales de 2016, donde su equipo lideraba la serie 3-1 y terminaron cayendo 4-3 ante LeBron y los Cavaliers, logrando que su prestigio como superestrella fuera cayendo silenciosamente pese a sus grandes actuaciones individuales. Hasta el día de ayer…

“Todos ustedes presenciaron una película” – Golden State Warriors

Durante el partido, Steph Curry no titubeó en ningún momento y demostró su capacidad para encestar triples desde cualquier lado de la cancha, no importándole si alguien lo marcaba o no. Finalizó el partido con una nueva marca personal de 62 puntos, 8 de 16 en triples (50%) y 18 de 31 en tiros de campo (58%), también sumó cuatro asistencias y cinco rebotes, para que su equipo ganara 137-122 frente a los Trail Blazers. De esta manera, se convirtió en el segundo jugador en activo con más puntos en un sólo partido; superó a su compañero, Klay Thompson, a su rival de esta noche, Damian Lillard y empató la marca de Carmelo Anthony, pero quedó ocho puntos por debajo de Devin Booker, quien consiguió 70 en 2017.

Su exhibición también lo coloca como el mayor anotador en la historia del Chase Center, estadio inaugurado la temporada pasada; como si fuera poco, también se convirtió en el primer jugador de los Warriors en casi medio siglo que anota más de 60 puntos en un sólo partido. Lo más memorable dejando de lado los récords, es que, por un momento se vio al mismo jugador que fue nombrado MVP indiscutido en 2016, que lideró la liga en puntos, marcó 406 triples en una temporada y se cimentó como el mejor tirador de la historia; alguien que no tenía miedo de intentar un tiro por que, como bien lo expresaba Wayne Gretzky: “fallas el cien por ciento de los tiros que no intentas”.

Aunque todavía es muy pronto para definir si aquella exhibición significará el regreso de su mejor versión a la duela permanentemente, no hay duda que, si Curry estaba dormido, ayer por fin despertó.

A %d blogueros les gusta esto: