octubre 24, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Su futuro es incierto, pero aceptaría ir al banquillo

El Fútbol Club Barcelona se encuentra en crisis futbolística; el último año no consiguió levantar una sola copa, sus fichajes fracasan, sus canteranos se marchan a falta de oportunidades, técnicos van y vienen sin éxito y Messi cada vez se le ve más incómodo en el equipo.

Por todo esto, se quiere implementar una limpieza en la institución de arriba a abajo y de entre los jugadores candidatos a salir se encuentra el charrúa Luis Suárez. El uruguayo es actualmente el tercer máximo goleador en la historia de los azulgranas, aunque esos números parecen no salvarlo de una posible salida.

En una reciente entrevista con El País, Suárez declaró su postura ante la situación de darle la gracias.

“Lo aceptaría aquí como lo acepté siempre en mi carrera. La competencia siempre es buena y si el técnico considera que debería arrancar desde el banquillo no tengo problema en ayudar con el rol que me otorguen. Creo que aún puedo aportar mucho a este club”.

Cabe recordar ante la falta de actividad y productividad de Antoine Griezmann se ha planteado muy fuerte la opción de traer un nuevo delantero punta para competir con Luis; se habló mucho sobre el joven argentino Lautaro Martínez y recientemente con la incorporación de Koeman, se habla de Memphis Depay quien milita en el sorprendente Olympique de Lyon.

Para Luisito el resultado contra el Bayern fue merecido e incluso a dos partidos cree pudo pasar lo mismo. 

“A doble partido nunca sabremos qué podría haber pasado; seguramente también nos habrían eliminado, no sé. Pero es cierto que nosotros en el Camp Nou nos hacemos más grandes y que jugando fuera de allí siempre nos cuesta un poco más”. 

Aún no ha tenido charla alguna con el nuevo técnico del F.C. Barcelona y después de ella se sabrá si el uruguayo continuará como titular, si su continuidad se ve condicionada a ir al banquillo en reiteradas ocasiones o si su futuro está lejos de Cataluña.

 Por último, el aún número 9 sabe de la presión que representa una institución tan grande.

“Con la derrota ya se sabe que se dispara contra todo y contra todos. Y es una pena porque es así todo el tiempo, se opina de todo y sobre todo se juzga con mucha facilidad: lo que hoy es blanco, mañana es negro y viceversa”.

A %d blogueros les gusta esto: