octubre 24, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Summerslam, el evento donde no vimos venir lo que nos esperaba

La noche de ayer, WWE llevó a cabo su primer pago por evento fuera del Performance Center desde que entramos en cuarentena, ofreciendo una producción más completa llena de luces, pirotecnia  y lo más increíble ¡una audiencia!, obviamente no fue presencial, pero alrededor de 4000 fanáticos tuvieron la oportunidad de estar presentes vía remota desde sus casas, ya que el cambio de la WWE al Amway Center (casa de Orlando Magic) incluyen pantallas LED donde los aficionados pueden conectarse a través de la página de la WWE y estar presentes en el evento, algo que no sustituye la audiencia presencial, pero nos acerca un poco la normalidad que vivíamos antes.

La programación que nos ha presentado la WWE en estos últimos meses no ha sido la mejor, pero siempre tenemos que aplaudir el hecho de que siguen adelante a pesar de todo y buscan presentar el mejor entretenimiento para los fieles fanáticos de la lucha libre americana, y sin duda Summerslam los puso de nuevo en el camino correcto, ya que tuvimos luchas con un alto nivel y las historias fueron desarrolladas de manera correcta.

El evento empezó con Apollo Crews defendiendo el campeonato de los Estados Unidos ante MVP, rival que no ha presentado mayor reto para el actual campeón, y el pronóstico fue cumplido a la perfección con la victoria de Crews, el cual le tomó menos de 10 minutos acabar con el veterano luchador.

En la siguiente lucha, Asuka buscó su primer campeonato de la noche al enfrentarse a la campeona de Smackdown, Bayley, la cual ya cuenta con un reinado de más de 310 días, reinado el cual continuará ya que “La modelo a seguir” logró retener su campeonato ante la nipona en parte gracias a la intervención de su compañera de equipo, Sasha Banks, la cual, más tarde, no corrió con la misma suerte, ya que a pesar de que Bayley intentó ayudar a Banks para que retuviera el campeonato femenil de RAW, no lograron engañar a la Emperatriz del mañana y con su llave al cuello, hizo rendir a la ahora ex campeona y con esto conquistar su segundo campeonato femenil de RAW, logrando una marca negativa de ser 5 veces campeona y no poder defender su cinturón en la primer defensa.

La lucha que tristemente pasó al olvido fue la que sostuvieron The Street Profits VS Andrade y Angel Garza, y digo tristemente porque los 4 luchadores tienen mucho talento para incluso ser el combate de la noche, pero no les dieron más de 10 minutos para mostrarse y lo más destacado fue como Andrade descuidó la lucha para ver en qué estado se encontraba Zelina Vega, ya que fue derribada durante la lucha, distracción que le costó a los mexicanos los campeonatos en pareja y con esto, Street Profits siguen reinado en una muy descuidada división de parejas.

Al contrario, una lucha que igual incluía sangre latina, fue la que probablemente se llevó el combate de la noche, ya que Dominick Mysterio (hijo del Rey Mysterio) tuvo su lucha debut contra Seth Rollins en un combate callejero, lucha que ganó el mesías de los lunes por la noche con un pisotón, pero fue un encuentro excelentemente ejecutado por todos los involucrados, y a pesar de que a Dominick le falta mucho por mejorar, mostró un muy buen nivel ante un grande y se espera que su carrera solo vaya en ascenso.

Mandy Rose y Sonya Deville cerraron su historia con una lucha donde la perdedora tendría que abandonar la empresa, y mostraron un nivel mucho más alto de lo esperado, ya que a pesar de que Deville fue la derrotada, se consolidó como una ruda a temer y de paso le ayudó a Rose quedar como una luchadora seria y que incluso podría contender por el título que ostenta Bayley, ya que mejoró su arsenal y a la vez, ha mejorado la forma de cómo va relatando su lucha y su personaje.

La lucha de la noche fue la que tuvieron Drew McIntyre y Randy Orton, combate donde Drew se notaba analítico y buscaba de toda manera como lograba evitar recibir un RKO de la nada. No fue un combate con mucho llaveo, pero mantuvo siempre un ritmo elevado y tanto Orton como McIntyre ejecutaban sus movimientos con mucha agresión para hacer más creíble la lucha, en la cual terminaron con sangre en el rostro, pero al final, el actual campeón de la WWE logró hacer un puente para rendir sorpresivamente a Orton y seguir con uno de los reinados más creíbles de los últimos años.

Nuestro evento principal fue por el campeonato Universal entre The Fiend Bray Wyatt contra el vigente campeón, Braun Strowman, y a pesar de que el combate era con cuenta en cualquier parte de la arena, no fue un recurso que hayan utilizado mucho, pero esta estipulación le dio la libertad a Strowman de romper el ring y exponer la madera, aunque esta acción jugó en su contra ya que Wyatt fue el que aplicó dos veces su “sister Abigail” sobre la madera expuesta y con esto, ganar su segundo campeonato Universal, aunque la alegría le duró poco, ya que Roman Reigns, la cara de la empresa, hizo su inesperado regreso a la WWE y con sendas lanzas, acabó tanto con Strowman como con The Fiend, tomando el campeonato entre sus manos y dejando en claro que buscará volver a ser “el perro mayor” de Smackdown.

WWE hizo lo correcto al salirse del Performance Center y ahora tendremos shows donde la producción puede compensar la falta de historias, pero el llamado “ThunderDome” puede motivar a todas las superestrellas de la WWE para regalarnos mejores encuentros e historias y con esto, recuperar a la gente que han perdido durante esta pandemia. No olviden que la próxima semana tendremos un inusual evento, Payback, el cual solo tiene la lucha confirmada de Bayley y Sasha defendiendo los campeonatos en pareja, así que estén al pendientes de nuestras redes sociales para tener lo mejor de Payback y de WWE solo aquí, en Factor 4.

A %d blogueros les gusta esto: