Un cuento sin final feliz

Se jugó la final del Mundial sub17 con sede en Uruguay. Al país sudamericano asistieron las ya campeonas de la categoría Corea, además de selecciones que buscaban trascender en el torneo clasificándose a estancias finales. Entre estas escuadras se encontraban México y España.

España llegaba sin ser considerada favorita para alzar el título, apelando a un juego que en categorías varoniles ha entregado ya campeonatos, futbol que ha marcado un antes y un después en el mundo futbolístico para el país ibérico.

Un par de terceros lugares conseguidos en Jordania 2013 y Trinidad y Tobago 2010, un segundo lugar cayendo ante Japón y con un bicampeonato ya en sus manos, «La Rojita» intentaba conseguir el título una vez más.

Las protagonistas sin duda son las más importantes; Irene López, Claudia Pina y la arquera Catalina Col fueron la columna vertebral del futbol español durante este torneo. Recibiendo solo 2 goles, Col buscaba refrendarlo en la final ante la Selección Mexicana. Pina y López son sinónimo de la mejor delantera del torneo.

El Tri refrendó un proyecto que se ha convertido en profesional, más allá de que este equipo haya sido formado a partir de las categorías amateur del balompié femenil. Con grandes actuaciones lograron llegar de manera invicta a la final.

En su primera final en todas las categorías femeniles, las dirigidas por Mónica Vergara se ganaron el pase al gran partido con la mira en el trofeo de campeón y así concluir el sueño de todo un país.

Así mismo jugadoras como Jaidy Gutiérrez, Natalia Mauleón, Alison González y Nicole Pérez llevaron en sus pies las responsabilidades más importantes del equipo gracias a su condición de líderes. La arquera mexicana de las Águilas del América, Gutiérrez, se consagró en los cuartos de final atajando 2 penales, recibiendo 3 goles en todo el certamen.

De esta forma La Furia Roja y el Tricolor se veían las caras en el partido que dictaría al nuevo campeón de la categoría menor. Al inicio del partido España demostró su calidad con el esférico siendo el principal protagonista.

México se mostró bastante nervioso no entendiendo el rol que jugaba en un encuentro en el que no contaba con la posesión del balón. Las jugadoras llegaban tarde a las coberturas, corrían de un lado a otro sin ningún sentido.

El reloj marcaba 15 minutos transcurridos y Claudia Pina aprovechó un balón dentro del área controlándolo de manera impecable para luego perforar la portería mexicana. El único equipo dentro de la cancha traducía su dominio en el primer tanto del encuentro.

Tan solo 10 minutos después el equipo tricolor recibió un segundo batacazo, de nueva cuenta el dorsal 10 de España, Pina, venció a Gutiérrez para cantar el segundo de su equipo. Eva Navarro llevó el esférico casi hasta línea de fondo, un toque sutil hacia el punto penal encontró el pie derecho de Pina para finalmente besar las redes mexicanas.

México parecía haber despertado y luego de poco más de media hora de partido, gracias a un tiro de esquina pudo encontrar un balón rematado por Denise Castro para luego rebotar en la defensa roja y después llegar hasta el fondo del marco rival.

Al segundo tiempo, México se fue al frente con ímpetu y esfuerzo, sin poder vencer a una férrea defensa española. En peor momento la número 10 mexicana, González, salió debido a una lesión en el tobillo.

Faltando poco para el término del cotejo Aylin Avilés intentó sorprender a la arquera ibérica aunque la pelota salió por encima de la portería española. Así, España consiguió su primer título terminando con el sueño mexicano, al que no le bastó con llegar con la condición de invicto a la final y sucumbió ante un futbol superior.

 

 

 

Deja un comentario