marzo 28, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva

Guillermo Navarro

México recibirá una vez más un partido de temporada regular de la National Football League. Kansas City Chiefs y Los Angeles Chargers se verán las caras el próximo lunes 18 de noviembre en el segundo Monday Night Football fuera de territorio estadounidense.

La cancha del Estadio Azteca

Después de tres experiencias previas de la NFL en tierras aztecas, la organización de la NFL México y el Estadio Azteca buscarán reivindicarse luego de los problemas que presentó el césped el año pasado, lo que provocó que el duelo entre Chiefs y Rams se moviera a Los Angeles; un partido golpe duro, pues este enfrentamiento resultó el mejor de la temporada 2018.

En esta ocasión el panorama es distinto y las condiciones de la cancha del ‘Coloso de Santa Úrsula’ parecen inmejorables. Arturo Olivé, director general de la NFL México, destacó que “la cancha está simplemente espectacular”.

¿Cómo se ha conseguido esto? El Estadio azteca contrató consultores de césped recomendados por la NFL para instalar un pasto totalmente natural, implementaron sistemas de riego y de drenaje, y algunas capas subterraneas a base de grava y arena.

Así se ven los avances en el Estadio Azteca

Aún quedan boletos

Pese a todos los pronósticos, y a diferencia de otros años, todavía hay disponibilidad de entradas para que puedas presenciar este duelo en las butacas del Estadio Azteca.

Según Ticketmaster, el portal oficial que vende y distribuye los boletos, hay disponibles asientos en siete categorías distintas. Así que está en ti escoger la zona que más te agrade. Eso si, todas las opciones están por encima de los 1550 pesos mexicanos y hasta los 7500.

¿Cómo llegan los equipos?

Cada equipo planea un itinerario y una logística distinta para afrontar esta semana de NFL Internacional, la cual depende del calendario de sus encuentros previos, los días de entrenamiento, la seguridad y hasta la condición física de los jugadores.

En el caso particular de los Chargers, el staff ha decidido que lleguen un día antes del compromiso. Luego de su partido del pasado jueves ante Oakland, tendrán 10 días para prepararse; sin embargo, esta semana completa estarán entrenando en Denver, colorado, con el fin de acostumbrarse a la altura y que este factor no los perjudique el Lunes por la noche. Además, consideran que la seguridad es un tema a considerar en nuestro país, así que, su visita será un tanto efímera.

Los dos llegan después de perder en la semana 10, pero para fortuna de los aficionados, el mariscal de campo, Patrick Mahomes, regresó a la actividad el domingo pasado ante los Titans y no mostró rasgos de la lesión de rodilla que lo aquejó las últimas semanas.