octubre 30, 2020

Factor Cu4tro

Somos la revolución deportiva


¿Qué necesita el Barcelona?


Triste, triste y decepcionante es ver como un gigante de Europa se cae a pedazos, el caso de Barcelona no viene de un aplastante marcador de 2-8 frente a un equipo alemán, tampoco viene de una temporada con malos resultados, no, el club Catalán esta así desde años atrás y bien se sabía por los internos de la institución, llámese directivos y jugadores.


Desde aquella Champions League del 2015, Barcelona no cuenta con un líder de verdad, un líder como lo tuvo en sus años de gloria; ya no hay un Carles Puyol, tampoco hay un Xavi Hernández, mucho menos el jugador que le dio la gloria a España en el Mundial de Sudáfrica 2010. En el equipo Blaugrana no existe un verdadero capitán que salga a dar la cara por su equipo, por ahí podemos empezar.


Lionel Messi es uno de los mejores jugadores del mundo, incluso para mucha gente él es el mejor de todo el planeta. Como profesional no tengo nada malo que decir para el astro argentino, pero no es un verdadero líder, no es Puyol, un Xavi o un Andrés Iniesta, no es una verdadera voz de autoridad en el vestidor que inspire al triunfo, no lo es.


Claro, sus compañeros lo defenderán a capa y espada ante estas declaraciones y sobre cualquier otra persona que diga algo similar, incluso los aficionados y cualquier fanático de él. El número 10 de los Culés es junto con sus compañeros de vestidor un jugador más al igual que ellos, aquí la única diferencia son los millones que gana -gracias a la calidad que lo define- y los logros que consiguió de la mano de sus antiguos colegas y capitanes.


Messi no es culpable de esta crisis que vive el Futbol Club Barcelona, solo quiero dejar en claro que no es esa voz de autoridad que se requiere en el campo de juego, esa voz que alguna vez inspiro a muchos de los que ya no están en el equipo.


Los Culés debe retroceder en sus pasos y saber que hicieron mal o que se dejo de hacer para perder la gloria que se tuvo en Europa. Lo que se tiene que hacer es “volver a sentar bases, retomar la filosofía que hacía diferente al Barcelona de otros clubes” estas no son palabras mías, son de Mascherano, una voz autorizada del club y palabras con las que estoy en total acuerdo.


Los cinco veces campeones de la Champions League han gastado millones de euros en adquirir jugadores, que según ellos, harían una gran presentación en cada temporada, y sí, estoy de acuerdo en que LaLiga es una competencia importante, pero seamos honestos, ese torneo ya lo tiene dominado y compartido con su odiado rival Real Madrid, incluso me atrevo a decir que lo domina más que los merengues. El trofeo que realmente importa es el título de la Champions League, ese que te da el reconocimiento del mejor equipo del mundo y no de tu país. Ese es el verdadero campeonato que necesita el Barcelona -claro, sin dejar de ser el número uno de su torneo local-.


¿Qué debe hacer el Barcelona? Regresar a sus bases y hacer jugadores de categoría, no solo comprarlos, hacerlos, hacerlos es lo importante y formarlos bajo la filosofía del club, también necesitan un entrenador a la altura, alguien responsable y con el carácter de manejar tantos egos en el banquillo Blaugrana, no dejarse intimidar por un jugador argentino, necesitan autoridad, pero una que aporte.

Foto: Wipy.TV


Ya llego Ronald Koeman, un entrenador holandés con raíces en el Futbol Club Barcelona, de aquella época donde Johan Cruyff comandaba al cuadro español. Veamos que tan bien o que tan mal lo hace, un proyecto toma tiempo, no es de la noche a la mañana el tener resultados, esperemos que le den la paciencia que significa el reconstruir a un equipo.


Messi no se ira esta temporada, si eso es lo que le preocupa al aficionado Catalán, el tiene contrato hasta el verano de 2021, seguirá en el equipo para la próxima temporada. No hay que olvidar que tiene una clausula de contrato muy alta, que ni Manchester City pagaría y menos sabiendo que solo le resta un año para quedar libre.


Nada es para siempre, aquí ya termino un ciclo de gloria, desde hace mucho tiempo honestamente, pero apenas se quiso aceptar. Los cambios son necesarios y afortunadamente ya comenzaron, lastima que un 2-8 tuvo que ser la gota que derramara el vaso.

26

A %d blogueros les gusta esto: